El Arañazo

20 Noviembre 2010
EL TABLERO DE MASPALOMAS
El lugar donde vivimos

Algo tiene El Tablero de Maspalomas según subes por la avenida del barranco. Tanto si haces el recorrido a pie, la cuesta nos exige estar en forma, como si lo haces en coche, tienes las vistas principales del barranco. Una vez alcanzas el rellano y te encaminas por la rotonda girando a la izquierda, ya notas que entras en un pueblo ávido de vida. Su avenida principal Las Américas invita a adentrarse hasta el final de la calle y desplazarse por ella teniendo a un lado, y a otro, pequeños negocios que han proliferado de la mano de entusiastas y cautelosos emprendedores/as.
Mantener lo importante. El Tablero está creciendo, pero quiere mantener sus elementos históricos, no por ancestrales sino como símbolos de identidad de un tiempo dónde las personas que se instalaban construían así un pueblo con identidad propia. Entre sus símbolos importantes están La Plaza de la Santísima Trinidad, La Plaza de Pepe el barbero, La casa del estanque…etc, ¿qué pasará con ella?
El Tablero de Maspalomas mantiene esa tradición que invita a las familias a compartir momentos, fiestas y tristezas. Incluso conserva ese paseo de honor, a pie, por las calles principales cuando alguien fallece; dándole ese merecido homenaje de respeto. Todos sus vecinos se han visto llegar y se han visto envejecer pero sobre todo queda en ellos cómo sus hijos y nietos dan continuidad a una identidad construida a la falda del trabajo duro y el sacrificio constante.
Adelantarnos al cambio. El Tablero de Maspalomas es zona de crecimiento y expansión económica para pequeñas o grandes empresas y para el empleo en la zona. Pero nada sale de la improvisación,

es necesario un impulso político, una apuesta en firme de inversión y generación de espacios tanto a nivel de infraestructuras básicas como de acondicionamiento, embellecimiento de sus lugares, plazas, calles, seguridad ciudadana, control de los ruidos, limpieza,… etc.
Definir el futuro: El cambio es necesario, pero corresponde tener un plan estratégico que defina y nos sume a todos en una visión de identidad sobre qué deseamos para el lugar dónde vivimos. Necesitamos consensuar, un camino a medio plazo, para la convivencia social y económica con proyección de futuro porque es lo único que nos permite alcanzar objetivos que no desvanezcan en el tiempo y, que a su vez, puedan ser referentes para pedir responsabilidades.
Ese plan estratégico debería ser consensuado, definido y construido por todos/as. Sin duda la labor no es fácil, pero es quizás en este periodo de crisis donde la suma de los esfuerzos se convierta en multiplicadores del cambio. Un cambio en cómo trasladar los proyectos a los vecinos/as para que estos emitan sus propios criterios, un cambio en cómo gestionar los recursos económicos y humanos, un cambio en la forma de ver el futuro, y sobre todo una transformación que nos permita enfrentarnos al fraude, a la corrupción y al aquí no pasa nada con las garantías de la honestidad, transparencia, confianza y con criterios de eficiencia y eficacia en la gestión.
Debemos aportar ilusión, compromiso, esfuerzo, dedicación, perspectivas de cambios que nos brinde la oportunidad de construir un espacio de referencia en la zona sur con el horizonte para los próximos años: El Tablero el lugar dónde vivimos.

miguelaam@eltablerodemaspalomas.com