El Arañazo

12 Diciembre 2010
EL TABLERO DE MASPALOMAS
“¿Quién quiere comer en platos sucios?”

 

Hace poco tiempo, hemos recibido en nuestras casas una carta del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana informándonos del nuevo modelo de recogida selectiva de basuras. La medida es a todas luces el horizonte para un futuro de sostenibilidad del municipio.   

El proceso nos aporta un cambio en las costumbres para la retira de la basura y de cómo eso nos hace además, tener una especial atención en la selección y separación de los productos de  plásticos, vidrio y papel. ¿Es el único material reciclable?

La industria del reciclaje. Existen empresas especializadas en la recogida selectiva de estos productos. Suponemos y le atribuimos que van encaminadas a una industria de transformación de esos productos. Las dudas empiezan a surgir cuando pienso en cuántas industrias del plástico tenemos en canarias o cuántas del vidrio o del papel.  Otras de las dudas es saber en qué consiste esa transformación o como nos beneficiamos de esa selección que hacemos desde nuestras casas con dedicación y consciencia.

La respuesta más fácil a esa última duda la encontramos en la  supeditación al bien máximo de la sostenibilidad al que todos/as nos sentimos comprometidos y cómplices de un futuro mejor: el reciclaje.

Pero, el presente nos dice que las empresas dentro de una economía de  mercado  toman como referencia controlar (out-input) los costes, gastos, rendimiento y, consecuentemente, deberá existir algún beneficio económico que permita mantener activa esa industria de la transformación que recoge material ya seleccionado directamente por las propias personas que pagamos el impuesto sobre basuras.
Las instituciones públicas: El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, entiendo, recauda impuestos sobre la basura con la finalidad de tener una recogida selectiva y además que cumpla con tres principios básicos: seguridad, higiene y estética medioambiental.

 

Entendiendo que es competencia de nuestra administración local procurar tener los espacios públicos adecentados. Incluso me atrevo a sostener que es obligación de nuestra administración local procurar que las medidas higiénicas y sanitarias sean promovidas y atendidas en los casos de carencias.

Así, ante todo me sorprende ver en diferentes rincones de El Tablero de Maspalomas vehículos abandonados, chatarras, escombreras, cartoneras por los suelos…
 

Recogida selectiva de Basuras, en la C/ Sao Paulo...

Improvisado desgüace de automóvil, desde hace...años?

El factor estético de las zonas es fundamental para crear espacios agradables a la vista y a la convivencia. Lugares donde quien viva y quien nos visite salga sorprendido de lo bien que está este lugar. Cuando los espacios se descuidan y  se deterioran generan en la opinión pública una imagen negativa del entorno. Y esos comentarios tan genéricos hacen  daño cuando los resultados son negativos. Como diría un viejo amigo “¿quién quiere comer en platos sucios?”.

No quiero  terminar esta breve reflexión sin dar a conocer la noticia  publicada en Tirajana Digital.  Domingo, 12 de diciembre de 2010, donde  publican:

“El Consejo de Vecinos de Castillo del Romeral y la Asociación Tamarán de Juan Grande, denuncian ante los vecinos y la opinión pública, que el Cabildo quiere ampliar por cuarta vez el Complejo Medioambiental de Juan Grande, y para ello va a solicitar al Gobierno de Canarias que suspenda el PGOU de SBT y el PIO de Gran Canaria para poderle dar cobertura jurídica.”

Esta situación nos vuelve a llevar a la duda de cómo se hace el reciclaje en Canarias y, concretamente, en las medidas puestas en marcha en nuestro municipio, y si la industrialización del material seleccionado desde nuestras casas acaba en alguna industria de la transformación o va a terminar al vertedero situado en Juan Grande. ¿Tema pendiente y no resuelto en la actualidad?


miguelaam@eltablerodemaspalomas.com